Entrevistas

El cáncer se equivocó conmigo

Hay personas que tiene un ángel especial, y Javier sin duda es uno de esos afortunados de tener un gran carisma y un corazón generoso que nunca pierde la esperanza. Javier es sobreviviente de cáncer, y es titular de la cuenta en Instagram https://www.instagram.com/elcancerseequivococonmigo/ 

En esta ocasión, tenemos el gusto de platicar con él, para conocer más a fondo su historia. La cual, además de ser inspiradora, es una muestra de como los pacientes y sobrevivientes de cáncer, son las personas más resilientes, fuertes y valientes que hay en este mundo. Para Javier no ha sido nada fácil enfrentarse a una enfermedad como esta, sin embargo, su fe y determinación, lo han impulsado a seguir adelante, a pesar de las circunstancias y adversidades. ¡Los invitamos a leer esta charla virtual!

1. Gracias por concedernos esta entrevista, Javier. Es un placer platicar contigo y conocerte un poco más. Primero, cuéntanos. ¿Quién es Javier antes del cáncer? ¿A qué te dedicabas y qué te gustaba hacer?
Gracias a ti por la oportunidad y permitirme compartir mi historia contigo.  Me gustaría comenzar  diciendo que es una pregunta que me ha hecho reflexionar y darme cuenta de lo mucho que han cambiado las cosas desde que comenzó el proceso del cáncer. 

Antes del cáncer fui un joven dedicado a los estudios, al trabajo y a los deportes.  Esta era la razón primordial para despertar cada mañana y lo que me hacia feliz. Para ese entonces mis prioridades eran muy diferentes, tanto como las circunstancias, y con ellas intentaba hacer lo mejor posible para cumplir con mis metas personales.  Es cierto que han cambiado mucho las cosas desde que me diagnosticaron cáncer y, me atrevería definir aquel Javier como: un chico dedicado, disciplinado, educado y comprometido; pero sin saber qué o cuál era su verdadero propósito de vida.

2. ¿Cuándo empezaste a notar que algo había extraño en tu salud? ¿Qué síntomas tuviste antes de tu diagnostico?
Comencé a preocuparme y a saber que algo no estaba bien en mi salud cuando empezaron las molestias al masticar y tragar alimentos sólidos.  Fuel una alerta roja y el mayor indicio dentro de todos los factores que apuntaban a que tenia un problema serio de salud; como lo fue la perdida de peso acelerada, cansancio, pesadez, cambios en la voz, dolor constante de cabeza y mareos repentinos.

3. ¿Cuál fue tu diagnostico y cómo manejaste la situación al recibir la noticia?
Fui diagnosticado de cáncer en cuello y lengua en el año 2017 a la edad de 25 años. Honestamente mi primer pensamiento fue de muerte.  Sí… saber a lo que me enfrentaría llenó mi corazón de mucha angustia, miedo, frustración, coraje, e incluso,  llegue a pensar que mis días junto a mis seres queridos eran muchos menos de los que podía imaginar.  No recuerdo con precisión las palabras del doctor hablando sobre la condición, creo que mi mente se inundó de tantos pensamientos negativos que me fue imposible estar presente y consciente de lo que ocurría a mi alrededor. ¡Uno de mis peores días sin duda alguna!

Lo que sí puedo asegurar y confesar es que cuando comencé a trabajar con mi mente, mi corazón y puse toda mi situación en la manos del altísimo, la paz llego a mi vida como río de agua viva en medidor un enorme desierto en el que padecía, más allá del cáncer, de sed espiritual. Y es que la palabra de Dios, fuente inagotable de vida, puso en mi mente pensamientos llenos de fe y esperanza. 

El alma se nutre de lo que vemos y escuchamos, esto llega a nuestra mente y es en lo que pensamos. Dedicar un momento del día para leer y escuchar a Dios para mí es el camino hacia una vida feliz, exitosa y llena de satisfacción.

4. ¿Qué tratamiento recibiste y cómo lograste enfocarte en tu sanación?
Los tratamientos que recibí fueron quimioterapias y radioterapias.  Por gracia los doctores pudieron remover todo el tumor y gran parte del tejido afectado por las células cancerígenas.  Esto hizo que, en primera instancia, el tratamiento de quimioterapias fuera reducido a la mitad y posteriormente, por mi condición delicada de salud, decidieron aplicar dos dosis y permanecer en revisión continua.  Ahora, el tratamiento de radioterapia fue mucho más extenso y constante para evitar cualquier propagación en el área cercana a la cirugía.  De las radioterapias sólo fueron aplicadas 28 de 42 previamente estipuladas; ya que la evolución y recuperación estaban siendo exitosas.

Dentro de este duro y complicado proceso me enfoqué en vivir día a día…  cuando se tienen momentos buenos se disfrutan para que cuando lleguen los días en que el tratamiento no permita estar bien, saber que pronto pasará y se volverá a disfrutar un vez más.

5. ¿Qué ha sido lo más difícil durante esta etapa de tu vida?
Lo más difícil durante todo este tiempo, durante y después del tratamiento, a sido estar lejos de mi familia.  A ellos les debo todo y por ellos me esfuerzo constantemente para agradecerles por su inmenso amor.  Cuando me diagnosticaron cáncer fueron ellos quienes estuvieron a mi lado dándome apoyo y eso es fundamental, no solo para mí, creo que para la gran mayoría de personas que de alguna forma u otra están pasando por momentos difíciles. 

También es difícil enfrentar los dolorosos cambios físicos a consecuencia de esta inhumana enfermedad.  En mi caso, ya no lucho directamente contra el cáncer, pero intento ganar la batalla diaria de aceptar lo que soy, no por lo que veo, sino por lo que Dios dice que soy.

 

6. El cáncer siempre nos enseña algo sobre nosotros mismos, ¿qué has aprendido durante esta terrible experiencia?
Enfrentarse al cáncer es sinónimo de aprendizaje; y en lo personal he aprendido, sin lugar a dudas, a vivir cada instante y cada momento con intensidad.  Cuando estoy contento disfruto y cuando llegan momentos difíciles sufro e intento vivir con todos mis sentidos en cada situación; porque de ambas circunstancias se aprende.

7. ¿Cuál es tu frase favorita para mantener el buen ánimo y la esperanza?
Un frase que me caracteriza entre las personas más intimas es: “no pasa nada”. Suelo quitarme y quitarle presión a los “problemas” que se presentan en la vida e intento bromear con eso.  Normalmente cuando tengo citas medicas o algún procedimiento clínico digo esta frase en forma de broma para reír y tomar las cosas un poco a la ligera.  Y es que cuando se sufre un trauma grande por alguna cirugía mutilante, como fue mi caso, es importante mantener un buen sentido del humor. 

También hay una frase que utilizo mucho, e incluso es el nombre de mi cuenta en IG.  El cáncer se equivocó conmigo, una frase que solía escribir cuando comencé a compartir mi historia y que luego las personas me conocerían por ella.  Ademas de ser una frase que me caracteriza, es una afirmación de que Dios me a dado la victoria y que el cáncer no pudo vencerme.

8. ¿Cómo te ha ayudado tu fe a salir adelante durante este proceso? ¿Has tenido problemas por ser creyente con los doctores u otros pacientes?
La confianza en Dios ha sido la roca que me sostiene cuando se avecinan tiempos difíciles.  Creo que si Dios me ha sanado del cáncer es solo parte de un regalo muchísimo más hermoso, el regalo de haber sanado mi corazón.  Durante todo el trayecto recorrido he visto su mano obrando de manera especial y abriendo puertas inimaginables para poder ser atendido en las mejores clínicas y por los mejores doctores.  Quienes son muy respetuoso con mis creencias e incluso compartimos la misma fe.  No he tenido problemas por hablar abiertamente sobre mis convicciones y creo esto sucede porque las personas son más receptivas cuando se les habla desde le corazón. 

9. ¿Cuál ha sido la experiencia más difícil en tu tratamiento y cómo lograste superarla?
Nombrar una experiencia en particular sería difícil, pero sin duda alguna la peor parte de todo el proceso fueron las quimioterapias.  Quién vive o ha pasado por esto tiene toda mi admiración; y siempre que tengo la oportunidad de compartir con estas personas intento hacerles saber lo orgulloso que estoy y la inspiración que siento.  Porque, gracias a Dios, yo fui sometido a dos dosis de quimioterapia y sentí que se me escapaba la vida.  Cuando leo historias en donde los pacientes llevan un año, dos años y en algunos casos, quimioterapias de por vida, puedo sentir el dolor en sus palabras.

Y es que no es lo mismo saber que la muerte es una posibilidad cuando te diagnostican cáncer, a ver el deterioro continuo de tu cuerpo y ver mermar cada día tus fuerza de voluntad. 

Mi experiencia con las quimioterapias han dejado huellas dolorosas en mis recuerdos.  Son una pesadilla que no me gustaría repetir.  Ellas son las responsables de que perdiera parte de mi audición; además, durante el tratamiento perdí al rededor de 54 libras de peso, algo casi letal para un paciente de cáncer que su vida depende de seguir en tratamientos.  Mi salud empeoró debido al veneno radioactivo que consumía todo mi pretendiendo curarlo todo cueste lo que cueste.  Al punto de no poder moverme por más que intentara… tuve que ingresar nuevamente en el hospital. ¡Ha sido una mala experiencia y, honestamente, no soy el mismo desde ese día!

Pero con el tiempo todo pasó y poco a poco regresaron las alegrías, comencé terapias físicas, terapias del habla y tragado y, con todo esto, nuevas ganas de superarme llegaban día tras día.  Gracias a Dios pude levantarme de las quimioterapias y después de mucha práctica, esfuerzo y dedicación pude tomar un poco de agua a través de la boca; y desde entonces vengo mejorando progresivamente.  Es cierto que hay días en los que siento que estoy en el lugar donde comencé y no siempre me doy cuenta de lo mucho que he avanzado, hasta que miro atrás y recuerdo como estaba para la misma fecha.

Ha sido un camino duro y lleno de muchos sentimientos encontrados. Sin embargo sé, que a pesar de los golpes que da la vida lo importante es estar en las manos de Dios. Nada pudo con mi fe, con mis ganas de vivir y la ilusión de salir adelante.

10. ¿Quién es Javier ahora? ¿Cuál es ahora tu filosofía de la vida?
Hoy en día tengo la firme intención de compartir mi historia y poder ser de bendición en la vida de otras personas, especialmente en pacientes de cáncer y en aquellas personas que están pasando por un mal momento de salud.  Sé que he sido fortalecido durante estos años y las circunstancias que atravesé son razón suficiente para decirle a otras personas que se puede llevar una vida llena de alegrías, gozo y esperanza a pesar de los malos momentos.  Mi filosofía de vida está anclada a la fe, el amor, agradecimiento y a la creencia de que con Dios todo es posible. 

Definitivamente han cambiado muchas cosas en mi corazón desde que fui diagnosticado; pero ahí voy, desafiando constantemente los paradigmas de una condición cuyo poder radica en amenazar la vida con un feroz e inclemente crueldad. Pero me he convertido en alguien que no teme luchar, avanzar y conquistar nuevos horizontes.  Hoy día comparto mis vivencias a través de la página El cáncer se equivocó conmigo, también soy empresario y he transformado historia en un estilo de vida que comparto a través de la tienda Be a Gladiator JF y sueño con poder influir en la vida de esta hermosa comunidad con palabras que llenen el alma, abriendo la puertas de mi corazón y mostrando lo que ha hecho, lo que hace y hará  el Señor.

Seguramente lo que mejor me define en estos momentos es ser un gladiador. 

11. ¿Qué le aconsejarías a las personas que recién han sido diagnosticadas y empiezan su tratamiento?
Les diría que cuando la vida les presente una situación especialmente difíciles de resolver, tomen un momento para respirar, que encuentren en su interior las fuerzas suficientes para seguir hacia adelante porque ante la adversidad, son ellos quienes eligen ser feliz o infeliz…

Tú, amigo/a que me lees, eliges lo que piensas, lo que sietes, lo que dices, lo que callas…

Eres tú quien elige continuar con el corazón lleno de esperanza o simplemente quedarte varado al borde del desespero. Tú eres responsable de responder ante las circunstancias de la vida con alegría, positivismo, entusiasmo o llenar tu mente, tu corazón y espíritu de enojo, tristeza, desolación o angustia. Recuerda que tienes vida y, sin importar lo que estés pasando, puedes seguir eligiendo qué tan bonito será el día de hoy. Hoy tienes la oportunidad de elegir… elige a Dios como tu salvador y sanador, y verás las grandes cosas que hará por ti y para ti. Que Dios te llene de salud en abundancia.

12. ¡Muchas gracias por tus palabras! Esperamos que lleven esperanza y ánimo a nuestros lectores.
Que así sea…  muchísimas gracias a ti por la oportunidad. Recibe un fuertísimo abrazo y bendiciones de mi parte.


Puedes seguir a Javier en su cuenta de IG: https://www.instagram.com/elcancerseequivococonmigo/

Tal vez te gustaría..