Tipos de Tratamientos

¿Qué tratamientos hay?

A continuación, resumimos los tipos de tratamientos contra el cáncer más comunes. Recuerda que cada cáncer es distinto y tus médicos oncólogos son los más capacitados para asesorarte e indicar qué tipo de tratamiento es el más adecuado para tu tipo de cáncer. Esta información tiene un propósito meramente informativo.

1. Mastectomía:
Este tratamiento consiste en una cirugía para extirpar el seno en su totalidad o parte de él. El tipo de mastectomía dependerá del tipo y estado del cáncer, el tamaño del seno, el tipo y tamaño de tumor, y el total de ganglios linfáticos afectados.

Los tipos de mastectomía son:
-Mastectomía total: Extirpación total de la mama y del pezón.
-Mastectomía radical modificada: Extirpación total de la mama, parte de los músculos pectorales y el pezón, así como la extirpación de algunos o todos los ganglios linfáticos axilares.
-Lumpectomía: Extirpación del tumor que se encuentra en la mama y parte del tejido que se encuentra alrededor de éste.
-Mastectomía profiláctica: Esta es una mastectomía preventiva, la cual es objeto de debates y controversias, en la cual se extirpan ambos senos para prevenir el riesgo de contraer cáncer.


2. Quimioterapia:
Es una terapia que se utiliza para eliminar o reducir el cáncer, y consisten en la utilización de distintos medicamentos fármacos llamados antineoplásicos o quimioterápicos, los cuales destruyen a las células malignas o cancérigenas al eliminar su capacidad de reproducicón celular y provocar su muerte. Algunas quimioterapias pueden ser tomadas de forma oral, otras se administran vía intravenosa, algunas por medio de inyecciones intramusculares o subcutáneas, y otros tantas son aplicadas de forma intratecal o intraventricular.

La quimioterapia se administra en ciclos, los cuales pueden variar dependiendo del tipo de cáncer y fármacos utilizados. Por ejemplo, algunos ciclos pueden durar algunos días, y otros semanas. Cada ciclo va seguido de un período de descanso el cual permite que el cuerpo se recupere de la toxicidad de la quimioterapia, y se eleven los niveles de los conteos sanguíneos antes de aplicar la siguiente dosis.

Desafortunadamente, así como la quimioterapia ataca a las células cancerígenas que se están dividiendo de manera acelerada, también afecta a las células sanas que se dividen y reproducen con más frecuencia tales como las células del cabello, la piel, los intestinos, la boca y la médula ósea. Así que los efectos secundarios pueden variar en cada paciente, y dependen un tanto de las dosis administradas y el tipo de medicamentos que se utilicen.

Sin embargo, los efectos más comunes son:
– Naúseas, vómitos y diarrea
– Perdida del cabello y vello corporal
– Úlceras y sangrado en la boca
– Perdida del apetito, por lo tanto, perdida de peso
– Infecciones debido a la pérdida de glóbulos blancos
– Neutropenia, es decir, el conteo bajo de neutrófilos en la sangre
– Cansancio extremo y neuropatías
– Taquicardías

Recuerde acudir de inmediato al médico si después de su quimioterapia presenta algún malestar realmente molesto o síntomas como fiebre, dolor extremo abdominal o en alguna otra parte de cuerpo, signos de asfixia, vomito o diarrea incontrolables. Su salud es lo más importante en estos momentos, y su equipo médico estará dispuesto a ayudarla ante cualquier síntoma de emergencia.


3. Radioterapia:
También conocida como terapia de radiación, es una terapia en la cual se utiliza ondas de alta energía para provocar daños en el ADN de las células cancerigenas para debilitarlas o erradicarlas, evitando que el cáncer siga creciendo. La radioterapia se puede administrar antes o después de la quimioterapia. En algunos casos se utiliza como una terapia neoadyuvante, es decir antes de alguna cirugía para ayudar a reducir el tamaño del tumor, o como terapia adyuvante, es decir, después de la cirugía para la recurrencia del cáncer. Los efectos secundarios pueden variar dependiendo de la zona del cuerpo que ha recibido la radiación, sin embargo, las células sanas suelen recuperarse y los efectos de la radioterapia se van mitigando y desapareciendo conforme pasa el tiempo.

Las molestias más comunes son:
-Afectaciones en la piel: Puede haber enrojecimiento, picazón, sensibilidad, ampollas o descamación en la zona tratada. Es importante que mantenga al tanta a su médico de todos los cambios y problemas cutáneos que presente durante su tratamiento de radiación, y pregunte qué tipo de cuidados y medidas puede tomar para evitar problemas serios en su piel.
-Fatiga: La radiación destruye a las células cancerígenas, pero también afecta a las células sanas. Por lo tanto, es normal que sienta cansancio incluso después de haber dormido o tomado una siesta. Un poco de actividad física, como caminar 20 minutos al día, le ayudará a contrarrestar la fatiga. El nivel de fatiga dependerá de cada persona y duración de su tratamiento de radiación.


4. Terapia Hormonal:
Este tratamiento consiste en administrar por vía oral (tabletas o pastillas), en inyecciones o la extracción de los órganos encargados de la producción de hormonas. Los fármacos reducen o eliminan la producción aquellas hormonas que se adhieren a los receptores hormonales de las células cancerígenas, ayudando a controlar y disminuir el crecimiento de ciertos tipos de cánceres como es el caso del cáncer de mama y de próstata. Además, esta terapia también puede ser utilizada para evitar la posibilidad de una recaída.

Los efectos secundarios pueden variar dependiendo de cada paciente. No todos los cuerpos reaccionan igual a la falta de hormonas. Sin embargo, las molestias más comunes son:
-Cambios o desaparición de los períodos menstruales
-Aumento de peso
-Debilidad o fatiga
-Irritabilidad y cambios de ánimo
-Osteoporosis o dolor en los huesos
-Bochornos o sofocación
-Disminución de la libido
-Naúseas

Recuerde, que ante cualquier síntoma grave o fuera de lo común, llame a su médico de inmediato.