Vivo

     Una mañana de invierno entré a la sala,demasiado blanco para mi gusto.     No los veía, no los escuchaba,ni recuerdo aromas.    Solo imaginaba aparatos, asistentes, guardapolvos blancos.     No estaba sola, me acompañabanmi rezo, mi ansiedad y mi entrega.     Tres preguntas me inquietaban¿Por qué? ¿Para qué? ¿Esto sería todo?     …