¿Por qué Karkinos?

La historiografía del cáncer se remonta al antiguo Egipto. El registro más antiguo que se tiene del cáncer es una descripción elaborada por el médico egipcio Imhotep, hacia el 2,600 a.C., conocida hoy día como Papiro Edwin Smith (nombrado así en honor al comerciante que adquirió dicho documento). El médico describía la enfermedad como un abultamiento, en este caso en una mama, para el cual no existía tratamiento alguno. Cerca de 2000 años han de transcurrir hasta la siguiente referencia histórica conocida sobre el cáncer. Ella se encuentra en un relato del llamado “padre de la historia”, Heródoto de Halicarnaso, que hacia el 400 a.C. registra el caso de la reina persa Atosa (hija del famoso Ciro el Grande), quien estaba terriblemente afectada por un “bulto sangrante” que invadía uno de sus pechos y que le fue extirpado en algún momento, sin que haya manera de saber lo que pasó después con ella. 

Posteriormente, los griegos empezaron a estudiar este tipo de tumoraciones, siendo así que Hipócrates, el padre de la medicina, utilizó por primera vez el término karkínos (en griego quiere decir “cangrejo”) para referirse a esta serie de úlceras malignas, las cuales semejaban la dureza y rugosidad del caparazón de este crustáceo. Y es precisamente de esta señera denominación que viene nuestro actual cáncer. 

Mucho tiempo desde entonces ha transcurrido, y los avances tanto en la comprensión como en los tratamientos para el cáncer se van acumulando década tras década. Visto de manera compleja, el cáncer es una enfermedad total, por cuanto afecta todas las aristas de la vida del ser humano, más allá de sola dimensión biológica. Las mujeres que se enfrentan a esta batalla, no solamente tienen que lidiar con los terribles efectos secundarios derivados de los tratamientos para el cáncer, sino que también tienen que vivir los estragos emocionales y económicos que conlleva padecer un mal de tal magnitud.

Las estadísticas son avasalladoras. Para el caso del cáncer de mama, s estima que 1 de cada 8 mujeres desarrollará cáncer de mama a lo largo de su vida. La tasa de supervivencia promedio a 5 años de las mujeres con cáncer de mama invasivo es del 90%. La tasa de supervivencia promedio a 10 años es del 83%. Si el cáncer de mama es metastásico, la tasa de supervivencia a 5 años es tan sólo del 27%. Leer estos números duele. Detrás de esas cifras están nuestras madres, hijas, hermanas, tías, abuelas, esposas amigas, que tristemente tendrán que vivir una de las experiencias más aterradoras y difíciles de su vida.

Para la paciente oncológica es de suma importancia tener una red de ayuda donde la sororidad y comprensión se integren a su vida diaria. Es por eso que Karkinos nació como un espacio que pueda brindar apoyo e información para esta gran comunidad de mujeres que se enfrentan a la lucha contra el cáncer.

Queremos que cada paciente de cáncer encuentre un espacio seguro donde su voz sea escucha. Queremos alentar a esas valientes mujeres a seguir adelante. Queremos que sepan que no están solas, que atrás de estas líneas hay un grupo de mujeres y colaboradores que conocen por experiencia propia el dolor, la desesperanza, el miedo, la frustración y el duelo que se generan durante todo el tratamiento, pero también han podido salir adelante, han podido transformar todo esa aflicción en esperanza. Las lágrimas se han transformado en palabras, en ilusión, en confianza.

Si eres paciente de algún tipo de cáncer te invitamos a leer los textos y relatos de nuestras colaboradoras y colaboradores. Este espacio fue creado para ti.

Si conoces a alguna mujer que sea paciente oncológico, te pedimos la ayudes a tener acceso a este espacio. Quizás podamos ser parte de esa red de apoyo.

¡Bienvenidas!