Poesía

Instante

En este tiempo que no me pertenece más que el instante del suspiro, permanece en un eco insonoro la palabra no nombrada, la que podría dedicarte, escuchada únicamente por mi pensamiento que te pertenece en este tiempo que se desvanece, como el día en que las horas no se cuentan, ni sé si es de día, tarde o noche.

Abro los ojos, pero mis párpados pesan más que las angustias de la sociedad, la que ya no piensa en sus palabras no nombradas y replican las que encuentran detrás de una pantalla, así las horas de los días tienen un sentido, sus ojos permanecen atentos al tiempo, saben si es de día, tarde o noche.

Tal vez te gustaría..