Llegó para instalarse      invasivo       queriendo acaparar territorio

cada día avanza              corre límites.

Él            con hidalguía             resiste, presenta batalla

aún perdiendo fuerzas               haciéndose cada día un poco mas débil

sin bajar los brazos            continúa el combate.

Ella sostiene su mano

ofrece una sonrisa.

Acompaña   comprensivamente su deterioro

recluida           llora                    emprende su propia pelea

silencio            quietud un            receso en la contienda

Quijote se repone                   descansa.

El enemigo                sigilosamente avanza sin dar descanso

silenciosamente               sigue su avance               camuflado               mimético

invade sin dar tregua hasta el          ataque mortal,

siendo un estoico contrincante.

Él,             con hombría,               altivo hasta el final

calla para siempre.

En silencio,              con calma

ella camina              orgullosa de su hombre.

Ahora acompañada por la soledad.